“Millesime” conoce tu viñedo

La siembra de levaduras seleccionadas industriales en la historia de la elaboración del vino es una técnica más bien reciente, muy extendida en la enología actual porque proporciona seguridad fermentativa (controlando resto de variables como nutrición, Tª…) y perfiles organolépticos específicos (valorado en algunos mercados) pero que algunos rechazan porque puede suponer una estandarización del producto.

Para escapar de esta posible estandarización hay una vertiente de enólogos que defienden la no siembra con el fin de buscar la máxima expresión de la parcela y añada. Sin embargo, aunque ésta técnica favorece el desarrollo del concepto de “Terroir”, hace perder el control del proceso incrementando así el riesgo desviaciones aromáticas o gustativas por la implantación de microorganismos no deseados dando lugar al efecto contrario que buscábamos.
Para evitar este riesgo y buscar un elemento diferenciador algunos técnicos optan por hacer un trabajo durante años de selección de levaduras autóctonas que aíslan y que cada año multiplican en el momento de la vendimia para la siembra. De esta manera, la bodega obtendrá vinos con su propia personalidad, pero perderíamos el efecto añada que hacer variar el pool de levaduras en el viñedo año tras año.


Como técnicos debemos buscar soluciones que se adapten a la demanda del consumidor y a nuestra propia filosofía de trabajo. Buscar el equilibrio entre los términos seguridad, autenticidad y calidad no siempre es sencillo, pero es el reto que se nos plantea cada día, y en el ámbito de la fermentación alcohólica existe una alternativa que nos permite conseguirlo: Selección y producción de levadura indígena (concepto Millesime).
Lo que estamos haciendo con esta técnica es recordar lo tradicional y aplicar la técnica y el conocimiento de los que disponemos en la actualidad para controlar el proceso. Hacíamos referencia a ello en una de nuestras últimas entradas “VINOS QUE HACEN SOÑAR. El vino tendrá un gran futuro si recordamos el pasado. Debemos reinventar el vino, vincularlo a nuestra tierra, a sus viñedos y tradiciones, pero no debemos pasar de alto la técnica”, mencionábamos entonces.
El proceso de selección y producción de levadura indígena se lleva a cabo en varias etapas:

  • Etapa 1 – Muestreo: Se cogen 150 muestras de las parcelas más lejanas de la zona de producción.
  • Etapa 2 – Cultivo: Se fermentan las muestras por separado en medio selectivo para favorecer el crecimiento de levaduras de la especie Saccharomyces cerevisiae.
  • Etapa 3 – Selección: Tras unos días de fermentación se determinan los descriptores en nariz y boca, seleccionando las muestras potencialmente interesantes y descartando aquellas con defectos evidentes.
  • Etapa 4 – Conservación de la levadura seleccionada hasta su uso.
  • Etapa 5 – Producción de levadura: Se lleva a cabo un proceso de multiplicación y siembra.

La microbiología es una de las grandes olvidadas habitualmente en las bodegas y, sin embargo, si no fuera por los microorganismos, que de manera generosa hacen su trabajo, no habría vino. La técnica Millesime nos permite conocer mejor lo que pasa en el viñedo, seleccionar año tras año el pool de levaduras autóctonas de mayor calidad, controlar las fermentaciones y desarrollar el concepto de vinos parcelarios garantizando calidad y seguridad en el proceso.

El amor comienza en el viñedo

Estamos escuchando continuamente frases como “El vino se hace en el viñedo” o “Los grandes vinos proceden de viñas y de buenas uvas”. Y no mienten.

La elaboración del vino comienza en el viñedo, y por lo tanto, es necesario trabajar integrando viña y bodega de una forma transversal que nos permita adoptar las decisiones adecuadas y poner los medios para alcanzar este objetivo. Leer más

Cómo mantener la fruta en los vinos blancos

Las expectativas del enólogo en la vendimia son muy altas, sin embargo, no solo basta que el vino sea excelente en vendimia; también debemos tener en cuenta el ciclo de vida que va a tener hasta que este sea consumido. Gestionar el poder reductor, proteger la fruta, minimizar los efectos de oxidación y conservar sus propiedades durante el invierno son unos de los puntos clave para garantizar su expresión al consumidor.
Leer más

Vinos que hacen soñar: reflexión hacia dónde va la creación de vino

iStock-512998481

En los años 50-60, cuando se hacían los vinos sin control, por tradición, siguiendo las costumbres regionales, la inquietud de las bodegas y cosecheros era poder ofrecer al consumidor vinos estables en botella que pudieran recorrer el mundo.

En todo este tiempo los enólogos han podido definir procesos que les han permitido modelizar vinos por su color y aroma (tiólico, terpenico, fermental), hasta un punto industrial que dominan y así poder actuar tanto en el viñedo como en la bodega. Leer más

Micro-oxigenación: la respiración del vino

En un post anterior constatamos los beneficios de la técnica de la micro-oxigenación. En este post presentaremos los principios fundamentales y sus factores limitantes.

El aporte del oxígeno se puede realizar en diferentes etapas de elaboración de los vinos, teniendo en cuenta que los objetivos y el modo de utilización será diferente en cada ocasión:

  • Durante la fermentación alcohólica (fase 1)
  • Entre la fermentación alcohólica y la fermentación maloláctica (fase 2)
  • Después de la fermentación maloláctica o crianza (fase 3)
  • Antes del embotellado (fase 4)

Leer más

El efecto de la madera en las diferentes etapas de la vinificación

El vino y la madera poseen una antigua y estrecha relación donde uno se complementa con el otro.

Ambos son productos naturales, y sus cualidades dependen de las circunstancias de la añada. Como cada uno tiene una composición y características distintas, hay que tratar de buscar la complementariedad entre ellos.

Leer más