La Crisis

Un artículo más sobre esta palabra que hoy está tan de moda, pero que en nuestro sector desgraciadamente llevamos escuchándola algunos años.

La verdad es que esta palabra está unida al sector vitivinícola desde hace mucho tiempo en Europa.
Por una parte, debido a la continua disminución del consumo del vino en nuestros mercados, y por otra, por la falta de adecuación del producto a las exigencias de los mercados internacionales.

Ahora nos encontramos con otra vuelta de tuerca, la crisis financiera internacional, algo que parece estar muy lejos de nosotros, pero, que va a cambiar totalmente las pautas de comportamiento de la sociedad, así como de las empresas.

Durante los años de bonanza económica, nos hemos basado en un modelo de sociedad especulativa y esto también ha funcionado en el sector vitivinícola. Lo que ahora está en jaque es si este modelo es el correcto o si, por el contrario, debe cambiar. No tengo el conocimiento ni los datos que me permitan prever cual será el futuro modelo económico que se va a plantear en la sociedad, pero lo que si puedo decir es que esta crisis va a cambiar las pautas de comportamiento de la misma. No pretendo ser pesimista, sino realista, y además esto no es más que una reflexión en voz alta con colegas del sector, a los que invito a tener en cuenta lo que nos acontece.

En principio deberíamos pasar de una sociedad especulativa, a una sociedad productiva.

Esto implicará producir grandes vinos a nivel industrial, y sobre todo muy competitivos.

Nuestro discurso hasta ahora ha estado basado en la baja productividad en el viñedo para tener buena calidad, pero esto se ha acabado, por lo menos para el 85% de las bodegas de todo el mundo. Hoy la rentabilidad está en el viñedo, debemos ser capaces de encontrar la materia prima mejor adaptada a cada estilo de vino, de forma competitiva, y además mejorando nuestro valor añadido.

No podremos establecer los mismos conceptos y procedimientos de vinificación para las uvas que estamos vendimiando hoy, que para las que vendimiaremos mañana.

Esto requiere un elevado esfuerzo en I+D+I que nos permita avanzar en el conocimiento que nos marque las pautas de trabajo para el futuro que está aquí, y debemos reaccionar.

Por otra parte, deberemos adecuar todas las herramientas de bodega a estas nuevas materias primas que vamos a tener que recibir.

Los enólogos transformamos el sector en los años 60 cuando los vinos se picaban, se aceitaban etc, cuando se empezaron a utilizar el metatártrico, el ascórbico, la goma arábiga o se empezaron a clarificar los vinos, cuando los enólogos eran los químicos de la bodega. Entonces los enólogos eran dioses, capaces de convertir fruta en vino, mejoraron la economía de muchos pueblos, y han llevado a regiones y empresas bodegueras hasta niveles de reconocido prestigio internacional.
Está ahora en nuestras manos, otra vez con la ayuda de los empresarios más emprendedores, dar el siguiente salto. El salto en el conocimiento de la materia prima y en el conocimiento de procesos que nos permitan aprovechar de la manera más rentable todo lo bueno de la uva.
En principio tenemos que pensar que a partir de esta crisis, si nuestro comportamiento no cambia y continuamos haciendo lo mismo, nuestros productos no estarán adaptados a las exigencias del mercado.

Un saludo.

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

* no se hará público