Bienvenid@s a 2013

Aunque siempre podrán recurrir a la fórmula de Angel Nieto (12+1), parece que este va a ser un año difícil para los supersticiosos y las supersticiosas, ya que van a tener que morderse la lengua cada vez que tengan que dar una fecha.

La suerte y la desgracia son contingencias que no podemos conjurar ni controlar, así que es mejor concentrarse en el trabajo, en el trabajo bien hecho, y dejar la suerte para la lotería. Ya dijo Pablo Picasso aquello de… “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando.”

Han pasado ya 5 años desde el inicio oficial de la crisis económica en España y Europa, y todavía no sabemos si hemos tocado fondo. Lo que sí sabemos es que el sector viti-vinícola lleva más de cinco en crisis y que su resiliencia está superando las expectativas más pesimistas. Baja el consumo y bajan los precios, pero el sector parece aguantar más de lo que en un principio se esperaba. ¿Cuáles son las claves que explican esta resistencia?

Tampoco sabemos qué nos traerá el futuro, ni siquiera qué nos traerá el 2013. La incertidumbre domina el entorno que nos rodea, así que todos agradecemos cualquier pista que nos ayude a trabajar mejor, a emplear mejor nuestros recursos y a obtener mejores resultados. En ese sentido, me ha llamado la atención este artículo sobre la economía alemana. Me ha parecido interesante porque habla de flexibilidad laboral, pero también habla de protección del empleo, de productividad, de resultados, de inversión, etc.

Los de AZ3 afrontamos el 2013 con un ánimo de ajuste, o mejor dicho, de continuación de los ajustes. Nuestra idea consiste en aprovechar la crisis para mejorar nuestros procesos de gestión, comercialización y comunicación. Habrá que ver cuál es el impacto de todas estas mejoras parciales en términos de innovación global y de calidad global de nuestros servicios, pero os animamos a hacer el viaje juntos, porque lo mejor está todavía por venir.

Para terminar, me gustaría desearte un feliz y prospero año nuevo de parte de todo el equipo de AZ3. Y recuerda que en febrero nos vemos en Enomaq, un año más, para hablar de la vida, de la crisis y, si nos queda algo de tiempo, para hablar también de vinos, de vinos que enamoran. 

Deja un comentario

* no se hará público